Condiciones sanitarias óptimas que minimizan las pérdidas.

Graduación para la selección de los mejores ejemplares.

Eficiente proceso de vacunación.

Completa esmoltificación de los peces.

Transferencia directa a un wellboat la totalidad de la producción.

Estricto control de bioseguridad.